A veces cuesta mucho hacer algo

Tienes claro qué quieres hacer, tienes definido un objetivo y has definido muy específicamente la tarea; sin embargo, te pones a ello y… resulta IMPOSIBLE.

Lo necesario es mantener la determinación: “De aquí no me muevo si no avanzo por lo menos hasta aquí”. 

Te cuesta, te agobias, e incluso te duele físicamente. Pero a medida que lo luchas, que avanzas muy poco a poco, llega mágicamente el momento en el que fluye. 

No sabes bien cómo, pero pasas esa barrera y lo haces. Superas ese abismo, ves que todo es más fácil, simplemente se trataba de superar ese bloqueo, romper esa barrera.

Sin esfuerzo, trabajo y dedicación es imposible conseguirlo. Que la inspiración te agarre trabajando.